Aumento de pómulos

Unos pómulos planos o poco desarrollados confieren al rostro un aspecto triste y envejecido. El aumento de pómulos debe buscar el equilibrio que ponga de manifiesto la belleza facial.

El aumento de pómulos ayudan a armonizar los rasgos faciales, consiguiendo un equilibrio esencial para la belleza del rostro.

La valoración estética de la cara debe realizarse en función de la relación tridimensional existente entre cada una de sus zonas. Por este motivo sus relieves óseos adquieren una gran importancia, y entre estos podemos destacar los pómulos y el mentón. Unos pómulos poco desarrollados otorgan al rostro un aspecto plano y envejecido, pero si son excesivos pueden dar lugar a un aspecto agresivo y poco elegante.

Actualmente, el aumento de pómulos se realiza mediante la infiltración de grasa extraída al paciente por liposucción y procesada con el fin de separar las células grasas (lipofilling).

Existen también algunas sustancias de relleno sintéticas que pueden ser útiles en algunos casos.

El aumento de los pómulos puede hacerse también mediante la inserción de prótesis de silicona sólida, cuya colocación no deja cicatrices visibles ya que se colocan por vía endobucal. Otra opción es realizarlo a través de las mismas incisiones de las blefaroplastias.

El aumento de pómulos se realiza más comúnmente en personas mayores de 18 años de edad. Muchas personas con las mejillas planas son hereditarias, mientras que otros pacientes han perdido volumen facial a medida que envejecen.

La pérdida de volumen facial es una parte natural del proceso de envejecimiento.

Las molestias son generalmente leves, derivadas de la inflamación secundaria a la intervención, y son fácilmente controlables mediante la medicación prescrita. La inflamación alcanza habitualmente su máximo hacia el segundo o tercer día para comenzar a disminuir lentamente en las siguientes semanas.

En el aumento de pómulos sin prótesis, los resultados definitivos se obtendrán de forma casi inmediata, aunque habrá que esperar a que las células grasas injertadas queden integradas.

En caso de utilizar implantes, los hematomas y la hinchazón irán desapareciendo entre los 15 días y el primer mes de postoperatorio, aunque hasta los tres meses puede que se perciba una ligera inflamación, que es cuando realmente podrán apreciarse los resultados definitivos de la cirugía y la forma rejuvenecida de su rostro.

En nuestra clínica de cirugía plástica y medicina estética DRJM en Valencia, estamos abiertos a cualquier consulta. Te ofreceremos toda la información que necesites, mostrándote fotografías del antes y después de la intervención, y resolveremos todas tus dudas acerca de los tratamientos.

En caso de ser necesario, te mostraremos el resultado aproximado de la intervención mediante un programa de simulación virtual, ayudándote a determinar qué es lo que buscas con la operación.

En esta consulta te informaremos también sobre los precios y modalidades de pago.