La medicina al servicio de la salud



En ocasiones nos miramos al espejo y no nos termina de gustar lo que vemos. Esa nariz demasiado puntiaguda, esos pómulos alto descolgados por el paso de los años, esos labios demasiado finos o esas bolsas en los ojos que ni durmiendo un siglo se eliminarían. Afortunadamente, la cirugía estética viene a resolver buena parte de estos problemas con intervenciones cada vez menos agresivas y menos comprometedoras para nuestra salud.

Vernos bien y estar bien con nosotros mismos redunda en una autoestima mayor y, en consecuencia, en tener una salud mental de acero.

Amplio abanico de posibilidades

Cada paciente es un mundo y presenta un problema individualizado. Pero un aspecto bastante frecuente es la pérdida de elasticidad cutánea. Para ello, uno de los tratamientos más novedosos son los llamados fillers. Se trata de rellenos inyectables que tienen un efecto temporal y que nos permite realzar algunas partes de nuestro cuerpo. Los labios, pómulos o la barbilla pueden ser objeto de este indoloro tratamiento cosmético. El tiempo de intervención oscila entre 15 y 30 minutos, por lo que estamos ante un tratamiento sencillo y de fácil recuperación.

Soluciones para problemas que parecían eternos

El hábito de fumar o tomar el sol de modo excesivo incide negativamente en nuestra piel, provocando efectos indeseados. Los años parecen ir de la mano de unas arrugas que quieren minar nuestra moral. Con este y otros muchos tratamientos estéticos, podemos plantar cara a todas estas circunstancias para que el nuevo año se presente de la mejor manera posible. Elimina las células muertas con un peeling químico y renueva tu piel o conoce la llamada mesoterapia facial, con unos resultados increíbles. También puedes acudir al llamado plasma rico en plaquetas que emplea sustancias de tu propio organismo, sin sustancias ajenas.

Anímate y no lo dudes, ponte en manos de profesionales y recibirás el mejor asesoramiento.





VOLVER