Mamoplastia reconstructiva: DIEP

No destruye la musculatura de la paciente. No emplea implantes mamarios artificiales. Y, por encima de todo, no supone ningún tipo de interferencia a la hora de proseguir con el tratamiento ni el control rutinario posterior a un cáncer de mama.