PRP

El plasma rico en plaquetas es un tratamiento que utiliza tu propia sangre, específicamente las plaquetas, para estimular la regenaración de tu piel a través de inyecciones. No emplea ninguna sustancia ajena a tu organismo, lo que lo convierte en un procedimiento totalmente seguro y natural.

El tratamiento con PRP es sencillo, aporta luminosidad a la piel y retrasa el proceso de envejecimiento.

El Plasma Rico en Plaquetas, o PRP, es un tratamiento que estimula la regeneración facial, aprovechando los agentes reparadores presentes en nuestro torrente sanguíneo, logrando así una mayor luminosidad, una mejora en la coloración y un incremento en la tersura de la piel.

El PRP, infiltrado en la piel, estimula el metabolismo de los fibroblastos (células productoras de las fibras que dan soporte y forma a los tejidos), produciendo un aumento de colágeno, elastina y ácido hialurónico, es decir, creando tejido nuevo que regenera la piel.

El PRP se extrae del propio paciente, lo que garantiza su biocompatibilidad. Partiendo de pequeños volúmenes de sangre (de 20 a 30 cc.), ésta se centrifuga para aislar el PRP, que contiene entre 3 y 4 veces más plaquetas que el plasma sanguíneo normal. Después se le añade un activador de las plaquetas para que empiecen a liberar factores de crecimiento, y acto seguido se aplica a la piel del paciente.
Es un tratamiento natural y fisiológico que utiliza las propias proteínas de nuestro organismo, seleccionadas y concentradas, para que reparen el daño producido por el paso del tiempo o por las lesiones solares. Al tratarse de un producto obtenido del propio paciente no tenemos riesgos de alergias ni de intolerancias al mismo.
Toda persona que presente envejecimiento cutáneo, daño en la piel como cicatrices, flacidez, celulitis o estrías, es un buen candidato para someterse a esta intervención
La recuperación es inmediata puesto que no se trata de un procedimiento invasivo. De todas formas, pequeños edemas hematomas son esperabas y rápidamente reversibles.

El número de sesiones dependerá del estado de la piel de cada paciente. Habitualmente la propuesta es de 3 sesiones espaciadas cada mes. A parir del año deberá realizarse un mantenimiento que consistirá en una sesión cada 6 o 12 meses. Los factores de crecimiento tienen que actuar estimulando el tejido, por tanto, no hay un resultado instantáneo. Los efectos aparecen con el paso de los días y aumentan a medida que éstos transcurren. El efecto es máximo a los 20/30 días tras el tratamiento.

En nuestra clínica de cirugía plástica y medicina estética DRJM en Valencia, estamos abiertos a cualquier consulta. Te ofreceremos toda la información que necesites, mostrándote fotografías del antes y después de la intervención, y resolveremos todas tus dudas acerca de los tratamientos.

En caso de ser necesario, te mostraremos el resultado aproximado de la intervención mediante un programa de simulación virtual, ayudándote a determinar qué es lo que buscas con la operación.

En esta consulta te informaremos también sobre los precios y modalidades de pago.