Secuelas de la obesidad mórbida

Abdomen, muslos, brazos, mamas, glúteos… son las regiones, más alteradas tras una pérdida de peso importante. Las secuelas habituales de todas estas regiones del cuerpo, como los excesos de piel y la flacidez, pueden eliminarse dejando cicatrices poco visibles.