Mentoplastia

La cirugía del mentón confiere a la cara rasgos atractivos y mejora el perfil del rostro. Asociada o no a la rinoplastia, se trata de una técnica sencilla que aporta excelentes resultados.

La cirugía estética de mentón armoniza el perfil del rostro y equilibra el aspecto de una nariz grande.
La mentoplastia es una intervención destinada a aumentar o reducir el tamaño del mentón para crear una mayor armonía en el rostro y perfil del paciente.
Un mentón insuficiente distorsiona el plano facial y el contorno de la boca y además acorta la profundidad del cuello. Por otro lado una barbilla demasiado pronunciada resulta bastante inestética especialmente en la mujer. En estos casos la cirugía puede ser una buena solución estética y en ocasiones se combina con otros procedimientos estético-quirúrgicos de la cara, tales como el lifting o la rinoplastia. En este último caso, cuando combinamos rinoplastia y mentoplastia la intervención se denomina Perfiloplastia.

La intervención de una mentoplastia puede realizarse bajo anestesia local. Cuando se realiza combinada con otros procedimientos quirúrgicos, dependerá de la anestesia necesaria para los mismos. Generalmente sólo se precisa un día de hospitalización, salvo que sea un procedimiento combinado con otras operaciones que necesiten mayor tiempo.

La técnica quirúrgica consiste en la incisión intraoral, disecando un bolsillo a medida para cada tamaño de prótesis, que será fijada en esa región antes de darse los puntos de cierre de los tejidos.

Existen también técnicas de implante de estas prótesis por vía externa. La pequeña cicatriz dejada por la cirugía es casi imperceptible y se localiza luego debajo del mentón.

El cirujano aclarará todas estas posibilidades en la consulta del preoperatorio.

El agrandamiento de mentón con implantes beneficia a personas que tienen un mentón retraído y que, probablemente, tengan una nariz prominente. La cirugía estética de mentón proporciona definición a la mandíbula y equilibra el aspecto de una nariz grande. Los implantes de mentón con frecuencia se combinan con una rinoplastia para lograr un óptimo efecto estético, y se pueden complementar con implantes de pómulos y aumento del tamaño de los labios para lograr un equilibrio general en el rostro.

El paciente sale de la cirugía con un vendaje cuya finalidad es mantener la prótesis inmovilizada, además de servir de protección a traumatismos eventuales.

Tras el procedimiento de la mentoplastia habrá que tener ciertos cuidados. No es común que aparezcan dolores, pero si se da el caso, se tratará con analgésicos.
Por lo general, la mentoplastia es una intervención ambulatoria, no necesita de internamiento prolongado y el paciente puede regresar a su casa el mimo día de la operación.

Los resultados pueden verse inmediatamente a medida que vaya disminuyendo la inflamación. Su apariencia irá mejorando a medida que pase el tiempo y el resultado final será completamente satisfactorio y natural, dotando a su rostro de un nuevo perfil.

En nuestra clínica de cirugía plástica y medicina estética DRJM en Valencia, estamos abiertos a cualquier consulta. Te ofreceremos toda la información que necesites, mostrándote fotografías del antes y después de la intervención, y resolveremos todas tus dudas acerca de los tratamientos.

En caso de ser necesario, te mostraremos el resultado aproximado de la intervención mediante un programa de simulación virtual, ayudándote a determinar qué es lo que buscas con la operación.

En esta consulta te informaremos también sobre los precios y modalidades de pago.